Crimen organizado mexicano prioriza tráfico de emigrantes a EE.UU. a 7 000 dólares por persona

Publicado en por javierperezdelema.over-blog.es

220107mexicans4.jpg

El crimen organizado en México ha diversificado  sus métodos para garantizar el tráfico de personas hacia Estados Unidos, un negocio rentable que crece junto con el número de víctimas.

Según un reportaje publicado por el diario La Jornada, los emigrantes, tanto nacionales como extranjeros, pagan sumas de hasta siete mil dólares por persona para llegar a suelo estadounidense, a través de los mismos túneles clandestinos por donde los cárteles transportan los cargamentos de drogas.

Estos pasadizos secretos se localizan fundamentalmente en Tijuana, a lo que se suman otros lugares como Otay, la sierra de Tecate, la Rumorosa o el desierto que se extiende entre Mexicali y Arizona. 

Dentro de los mecanismos también empleados por esos grupos para el tráfico de personas se encuentran los embarques nocturnos en lanchas rápidas, las cuales penetran hasta llegar a Imperial Beach, donde ciudadanos estadounidenses se encargan de internarlos en ese país por un valor de hasta ocho mil dólares por persona.

Los sofisticados sistemas de detección empleados por las autoridades norteamericanas sobre el muro fronterizo en el trayecto de Tijuana a Otay ha obligado a los traficantes de personas a desviar los movimientos hacia otras zonas colindantes con la vecina nación del norte.

“Ya no son los polleros tradicionales, sino grupos delincuenciales los que cobran y buscan otro paso por la frontera, lo que ha dado lugar a mayores peligros para los indocumentados”, refiere el académico Benedicto Ruiz.

De acuerdo al reporte del rotativo, la nueva modalidad de instalar campamentos de paso con el objetivo de ofrecer albergue a las personas que aguardan cruzar la frontera constituye hoy un negocio rentable, en tanto reporta ganancias ascendentes a tres mil dólares por persona.

Estadísticas de la ONU ubican en 200 millones el número de personas que emigraron de sus países de origen al finalizar la presente década, casi el triple de los movimientos de igual período en los años sesenta; de esa cifra casi el 10 por ciento pasa por territorio mexicano.

 

Comentar este post