Entre los imputados en complot para asesinar a Evo.

Publicado en por javierperezdelema.over-blog.es

Entre los vcbx.jpg, el militar que en 1967 capturó a Che Guevara De las 39 personas imputadas por el fiscal Marcelo Soza, 18 están prófugas o fuera del país y 13 guardan detención preventiva y el resto por ahora permanece en libertad. Un fiscal boliviano acusó a 39 personas, entre ellas al militar que en 1967 capturó al mítico guerrillero Ernesto Che Guevara, de haber mantenido nexos con mercenarios extranjeros que, según la acusación, planeaban asesinar al presidente Evo Morales y balcanizar el país. De las 39 personas imputadas por el fiscal Marcelo Soza, 18 están prófugas o fuera del país y 13 guardan detención preventiva y el resto por ahora permanece en libertad. Tras veinte meses de pesquisas, Soza sobreseyó a 10 y exoneró de la investigación a otras 61, destacaron el sábado medios locales. Entre los acusados figuran Elod Toasó (húngaro) y Mario Francisco Tadic (boliviano-croata), detenidos en una cárcel de La Paz. Uno de los principales imputados es Pablo Costas, hermano del gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, quien es un enconado opositor del presidente Evo Morales y cuya región, junto a las de Tarija, Beni y Pando, fue sacudida en septiembre de 2008 por una ola de violencia contra el mandatario. El general jubilado Gary Prado, quien siendo capitán de ejército capturó en 1967 con vida a Che Guevara, asesinado después en cautiverio. También fue imputado el general Lucio Añez, ex comandante del ejército boliviano. El grupo de mercenarios fue delatado por Ignacio Villa, alias ‘El Viejo’, para eludir una deuda de 8.500 dólares que se gastó en vez de comprar armamento, según Soza. Las indagaciones de la fiscalía, respaldadas por el gobierno y puestas en duda por la oposición, intentan descubrir los nexos políticos y militares del boliviano-croata-húngaro Eduardo Rózsa Flores, muerto a tiros por la policía el 16 de abril de 2009 en un hotel de la ciudad boliviana de Santa Cruz. Rózsa, polémico héroe de guerra croata en el conflicto de los Balcanes a principios de los 90, declaró en un video que dejó grabado en Hungría en 2008 que viajaba a Bolivia para defender a la región de Santa Cruz, que mantenía entonces un fuerte enfrentamiento con el gobierno de Morales. Junto a Rózsa Flores murieron sus compañeros Michael Dwyer (irlandés) y Arpad Magyarosi (rumano-húngaro), y fueron capturados Elod Toasó (húngaro) y Mario Francisco Tadic (boliviano-croata), que permanecen detenidos en una cárcel de La Paz. Tras casi dos años de investigaciones, el fiscal dijo que “se ha demostrado que efectivamente hubo terrorismo”. Según Soza, la investigación estableció que las élites de Santa Cruz -grandes enemigas políticas del presidente Morales- tenían nexos con Rózsa. Una segunda fase de las pesquisas apunta a descubrir a los financiadores de los mercenarios e investigará -según Soza- al ex líder ultranacionalista de Santa Cruz, Carlos Valverde, que habría enviado una carta a Rózsa con propuestas separatistas. A raíz de estas acusaciones muchos líderes de derecha huyeron del país, entre ellos el empresario Branko Marinkovic, acusado de contratar y financiar al grupo de Rózsa; y Hugo Achá, presidente de la filial local de la ONG Human Rigths Foundation, además de otros dirigentes intermedios. Marinkovic alegó inocencia el viernes en videoconferencia desde Estados Unidos y manifestó que, en su caso, “no hay ningún correo, llamadas ni nada aparte de las acusaciones políticas y falsas”

Etiquetado en Variado

Comentar este post