Negro “sospechoso” muerto a tiros por comando SWAT racista de Miami: ¿Donde está CNN?

Publicado en por javierperezdelema.over-blog.es

Negro “sospechoso” muerto a tiros por comando SWAT racista de Miami: ¿Donde está CNN? Lynn Weatherspoon, el hombre de 27 años muerto a tiros por una patrulla SWAT en el barrio de Overtown, en Miami, en la noche del Año Nuevo es la sexta víctima de intervenciones de la policía en menos de un año en esta zona segregada cuyos residentes protestan sin que la prensa internacional, tan propensa a formar escándalos en otras partes del mundo, se interese a su trágica situación. La prensa local, encabezada por el ultraderechista Miami Herald, ha reducido la noticia a un conflicto entre la alcaldía y el jefe de la policía, dejando al lado al carácter eminentemente racista de la situación en la ciudad con mayor grado de segregación en todo el territorio de los Estados Unidos. El jefe de la policía Miguel Expósito sólo reconoció que “algún tipo de enfrentamiento” se produjo entre sus oficiales y un presunto “sospechoso” , dejando entender que no hubo más remedio que disparar. Sin embargo, ciudadanos del empobrecido barrio han manifestado en la calle denunciando que ni se ha obtenido explicaciones en relaciones con los últimos cinco incidentes y cuestionando públicamente las circunstancias de la muerte de Weatherspoon. Los vecinos enfurecidos protestan contra la decisión de Exposito de enviar equipos SWAT en Overtown en tales circfunstancias. Según la versión oficial, la central de policía recibió llamadas alertando de dispararos cerca del Noroeste Primer Lugar y Calle 15 alrededor de la 1:45 am. De manera muy inusual, se despachó a dos vehículos “todo terreno” sin identificación con miembros del equipo SWAT, un comando normalmente utilizado en situaciones extremas de toma de rehenes. Weatherspoon, que supuestamente llevaba una pistola 9 mm cargada, caminaba a pie. La policía afirma que al ver a oficiales apuntó con su arma. Un agente SWAT de 26 años de edad, Maurice Sodre, disparó entonces con su arma de asalto, matando a Weatherspoon y cubriendo de disparos a una casa detrás de él. Sin embargo, la versión de los amigos de la víctima es bastante distinta en cuanto al inicio del incidente. “Él corrió y entró en pánico. Estaba borracho “, afirmó a la prensa local Thurmon Johnson, un testigo del tiroteo. “Cuando corrió fue entonces cuando le dispararon por la ventana a sangre fría. Ni siquiera gritaron “¡Freeze!”, no dijeron nada de eso. ” Miembros de la familia de Weatherspoon dijeron que regresaba simplemente de una tienda cuando el incidente empezó. Como la mayor parte de los jóvenes de este barrio marginalizado, Weatherspoon tenía un expediente judicial. Según un activista comunitario, el Reverendo Jerónimo Starling, la decisión de Exposito de usar equipos de la SWAT en Overtown es un error fatal. Hace unos meses en Rebelión, el investigador Salvador Capote recordaba como el ghetto negro Overtown, durante la década de los sesentas, “fue crucificado (y la palabra tiene aquí matemática precisión) por la Interestatal I-95 de norte a sur, y por el Dolphin Expressway de oeste a este”, con el proposito de eliminarlo. “Este cruce de autopistas, con sus rampas de acceso y de salida y sus vías accesorias, es un monstruo de concreto edificado sobre el mismo corazón del Overtown. En el tiempo que duró su construcción, 31,000 de sus habitantes fueron desplazados. Estos, en su mayor parte, se trasladaron a Liberty City, contribuyendo al hacinamiento y empeorando las condiciones económicas y sociales del segundo ghetto”. “Casi medio siglo después, el esquema de segregación sigue vigente en Miami, con las clases de poder económico encerradas en sus torres o tras los muros de concreto de sus condominios y los más pobres en campamentos de “trailers”; barrios predominantemente blancos y barrios predominantemente negros; y etnias y nacionalidades distribuidas en el Pequeño Haití, la Pequeña Habana, el barrio judío de Miami Beach, etc”. La ciudad enfrenta hoy un nivel de desempleo record que pasó de 3.5 por ciento a 13 por ciento en apenas dos años, con un mercado inmobiliario en ruinas y una industria turìstica muy afectada por la crisis económica generalizada en el país que prioriza sus gastos militares. Una imagén de Miami que no corresponde precisamente en la de “prestigiosa” metrópoli de las Américas que intentan proyectar los grandes circuitos de la prensa comercial.

Etiquetado en Nota discordante

Comentar este post