Violencia de Genero

Publicado en por javierperezdelema.over-blog.es

xcxzx

25 de Noviembre dia Internacional Contra la Violencia de Genero

de Javier Perez de Lema, el Martes, 16 de noviembre de 2010 a las 19:43

¿Dónde estamos los hombres mientras se manifiestan las mujeres contra la discriminación y la violencia? Una reivindicación que debería ser asumida mayoritariamente por los hombres, y aún no lo es en plenitud. Unas manifestaciones que lo son de un movimiento de liberación de las mujeres que nos libera –también- a los hombres, por lo que tendríamos que estar siempre en las concentraciones públicas y dar un paso adelante, convirtiéndonos en parte de la solución a un problema que avergüenza.

El machismo es fruto de un perverso sistema que discrimina a las mujeres en beneficio de los hombres; un sistema que algunos aún defienden y justifican. Sólo si los hombres damos una respuesta clara y acompañamos a las mujeres en su lucha, que es también la nuestra, podremos acabar con la lacra de la discriminación y la violencia hacia las mujeres. Así, un año más, en las manifestaciones  en todo el mundo , del 25 de Noviembre  y en otras tantas donde se condena la violencia hacia la mujer, la presencia masculina es escasa. No estamos. Y no me explico la falta de apuesta de los hombres más que desde un machismo inconciente que nos impide entender bien que las mujeres que son discriminadas o mueren a manos de sus parejas, ex parejas, maridos o amigos no son otras que nuestras madres, hermanas, amigas o compañeras de trabajo.

No sé que más debe pasar para que los hombres nos movilicemos masivamente, de una vez por todas, contra el machismo en cualquiera de sus manifestaciones, esto es, cuando se discrimina, minusvalora o mata a la mujer por el hecho de serlo. No valen ya sólo las palabras, nuestra presencia en la calle es política y más necesaria que nunca: nosotros mismos tenemos que ser el cambio que queremos ver. Y para ver ese cambio es fundamental que se nos vea manifestándonos junto a las mujeres, en caso contrario podemos convertirnos en colaboradores por dejación de aquello que decimos detestar.

En cualquier otra manifestación la presencia de los hombres es cuanto menos equilibrada, por no decir mayoritaria. Entonces… ¿qué nos pasa? ¿dónde estamos mientras las mujeres se manifiestan por un mundo donde quepan ellas y nosotros en igualdad?

Comentar este post